La obra

La acción transcurre en un día de muertos en la cocina de la Casa Azul de Coyoacán. Mientras Frida cocina y espera a sus invitados ella evoca a Diego, Trotsky, Breton, Rockefeller, París, Nueva York, el recuerdo del accidente y surge inevitablemente la presencia de la Muerte. El humor, la risa, el tequila, las pinturas, sus “cuatachones”, los aromas, sus recuerdos, sus miedos, sus dolores y fundamentalmente su alegría de vivir son una constante a lo largo de la obra.
“Este monólogo fue escrito en 1998. Para escribirla consulté diversos libros sobre Frida y sobre su contexto histórico. Considero muy afortunado que el texto incorpore en los diálogos la forma de hablar de Frida, lo cual revela su carácter y personalidad: su gusto por el uso de palabras populares, groserías, chistes, bromas, vocablos en inglés que ella solía usar, y principalmente su peculiar y tan mexicano sentido del humor, a veces muy negro, tan lejano a lo que puede apreciarse al contemplar su obra, que refleja más que nada tristeza, dolor y sufrimiento.
Muchos de los textos de la obra fueron extraídos de cartas y escritos de Frida; son literales sus impresiones sobre París, Estados Unidos, México, André Breton, lo que pensaba sobre los artistas y los intelectuales, la narración del accidente; el texto está salpicado de títulos de cuadros de Frida, así como frases o poemas escritos en su diario. Creo que la voz de Frida se deja escuchar nítida y verazmente en este monólogo”.
Humberto Robles.

Nuestro equipo

Reparto: Úrsula Murayama

Acompañamiento  Piano y Violín

Autor: Humberto Robles

Dirección: Enrique Simón

Escenografía: Javier Moneo

Iluminación: Pilar Velasco

Vestuario: Hilda Gonzalez

Ayudante de dirección: Carla Tadeia

 

La Actriz

Úrsula Murayama, nacida en la Ciudad de México.  Se inició en los escenarios con 14 años. Estudió interpretación en la escuela de Núcleo Estudios Teatrales del director de escena Julio Castillo, en México D.F. Para completar su formación viajó a Cuba donde se formó en el Instituto Superior de Arte de La Habana. Trabajó en cine como protagonista en Hijos del viento coproducción España-México de José Miguel Juárez, Sin Azul y Pelea de Gallos, ambas del director Joel Juárez, El Último Profeta de Juan Antonio de la Riva.
En telenovelas participó en Esmeralda, Morir dos veces, Yakaranday, Dos veces Sofía, entre otras. Y en teatro con Los Perros de Dios, Linares el Detective, dirigidas por Enrique Pineda, Joe, de Eric Morales. Susurros de inmortalidad.
Se traslada a Madrid, donde colabora en Las Trece Rosas de Emilio Martínez Lázaro. En televisión, en Tv Movies como Mi hijo Arturo, El Caso Waninkof, en la serie El Comisario. En teatro con La Mujer Sola, monólogo de Darío Fo, bajo la dirección de Mónica Calveró, obra representada en varios centros culturales de la Comunidad de Madrid. Interviene también en la obra de teatro Mujeres de Arena, de Humberto Robles, en La Venganza de la Menda, de Amelia Queralto en formato microteatro, dirigida por Ignacio Ysasi.
Por último, con Frida, Viva la vida, Úrsula Murayama adquiere los derechos de la obra para volver a las tablas con una nueva aventura profesional: dar vida a la gran pintora mexicana Frida Khalo, a través de este interesante unipersonal escrito por Humberto Robles.

¿Por qué Frida?

Frida Kahlo (1907), pintora mexicana, considerada
un ícono cultural e histórico, así como representante
de movimientos artísticos y sociales. Ha llegado a crear toda una
mística alrededor de su imagen influyendo a artistas
y diseñadores que expresan las nuevas tendencias.
Es la artística latinoamericana más valiosa del mundo.
A pesar de ser tan popular su pintura y su imagen rompedora,
con este espectáculo queremos acercar al público a una Frida
desconocida, a su manera más íntima de ver la vida, a su amor,
pasión y delirio por Diego Rivera, a su alegría de vivir,
a su lucha constante con la muerte…
Acompañada de su música favorita y sus frases más mordaces
e ingeniosas, esta función nos desvela a una mujer sensible,
divertida y vehemente como nunca se le ha visto.
Nos muestra como a lo largo de su vida va lidiando con la fama
y el dolor, hasta convertirse en Frida kahlo.
Esta obra de teatro pretende aproximar al espectador
en un día de la vida de la artista
donde salga con la sensación de que la tragedia
puede llegar a ser un gozo.